Mi primer proyecto musical: 5 aspectos clave que debes conocer para no morir en el intento

Mi primer proyecto musical: 5 aspectos clave que debes conocer para no morir en el intento.

“La vida de las bandas amateurs nunca ha sido muy larga: o consiguen algo de reconocimiento que los motive a continuar o llega un momento en el que deben decidir si seguir intentándolo o dejarlo pasar. Cuando los miembros de Queen culminaron sus estudios tuvieron que elegir por la música o por dedicarse a aquello para lo que se habían preparado académicamente” Alfonso Casas

Era el año 2002 y me presenté a mi primera audición para formar parte de una banda como cantante. En realidad, poco me importaba el género o el estilo, solo quería tocar, tenía muchas ganas de ser parte de una banda de rock y ganar experiencia.

Llegué muy temprano al punto de encuentro, era el cruce de las avenidas Salaverry con Javier Prado Oeste. Esperé cerca de cinco minutos, y de pronto vi a lo lejos a un chico con cabello rapado, piercing, short, polo, zapatillas All Star, sentado en un pequeño muro de concreto. Era Mauricio, la persona que me había contactado mediante un anuncio en el mural de mi facultad. Nos saludamos, conversamos un rato y caminamos un poco hasta llegar a una tiendita de la zona.

Mauricio era un estudiante de música, muy apasionado por su profesión, pero sobre todo vendedor, tenía un talento de vendedor nato. Te vendía la idea de tener la mejor banda del mundo, siempre decía: “Somos la mejor banda”, “Vamos a llegar a ser esto”, “No hay nadie mejor que nosotros”, en definitiva, escucharlo era bastante motivador y llenaba de confianza.

Estuvimos conversando y a los pocos minutos se estacionó repentinamente una camioneta Jeep Wrangler Sahara de color verde de la cual, bajo un joven alto, delgado, vestido de jean, era Joshua el líder de la banda. Dentro de la camioneta se encontraban los demás integrantes, todos tenían un estilo punk y rock bastante marcado, menos yo, no solo lo digo por la vestimenta, sino por la actitud que proyectaban. Ya no faltaba nadie más en la camioneta, Joshua encendió su camioneta y también un porrito, puso Last Nite de The Strokes  y nos fuimos a hacer la audición.

 

Llegamos a la sala de ensayo, el lugar olía a marihuana, cigarros y humedad, y un tipo con cabello pintado de verde y vestido de negro nos atendió de manera bastante amigable, aunque un poco lento y relajado, nos asignó una sala y cada uno tomó un instrumento.

Mauricio se sentó en la batería y me dijo: “primero tocaremos nosotros”. En eso, Joshua tomó la guitarra eléctrica y comenzó a cantar una canción titulada “Salsa de Tomate”, luego otra muy parecida a Santería de Sublime pero en versión Punk y un par más que no recuerdo, hasta que llegó mi turno. La verdad, luego de haber escuchado media hora de gritos y sonido distorsionado, no sabía qué decir ni qué hacer, yo hacía baladas y a lo mucho rock pop melódico, estaba algo confundido, no sabía si realmente quería estar en la banda. Me preguntaron, qué canción de punk podría cantar, a lo que respondí que no sabía ninguna.

Fue casi un par de minutos de un silencio incómodo, tal vez fue menos tiempo, pero yo lo sentí como una eternidad. Hasta que Mauricio recordó que en MTV estaba muy de moda una canción llamada Beatle de Ataque 77 y me dijo: “Pedro César, te sabes ésta?” A lo que respondí: “¡Sí!, ¡esa sí!”

Canté el tema como nunca lo había hecho en mi vida, y finalicé la canción ejecutando la frase final con un super grito agudo con voz mixta: «Pero no es mi único, pero no es mi único, pero no es mi único…¡Amooor, ouh ooh! ¡Amoooor! «, y así quede como vocalista de “Mal Aspecto”, mi primera banda de rock.

 

Pero esta historia, no tuvo un final tan feliz. Mal Aspecto, fue una buena experiencia para comenzar, sin embargo, la banda no duró ni tres ensayos más luego de mi audición. Cada integrante ya tenía definido qué iba hacer con su vida. En la puerta de ingreso, en los pasillos,  o mientras conectabamos los instrumentos en la sala de ensayo, cada uno contaba sus planes personales, como ir a estudiar al extranjero, trabajar en EEUU, estudiar tal o cual cosa. En fin, muchos planes interesantes, pero ninguno relacionado con el futuro de Mal Aspecto. Sin más, la banda terminó.

“No te preocupes Pedro César tengo en mente un proyecto mucho más ambicioso con unos amigos músicos, con orquestación, cuerdas, algo sinfónico, ya verás, esto recién comienza” me dijo Mauricio, el único músico de la banda.

A veces pienso, en si debería considerar a Mal Aspecto como mi primera banda de rock, por lo poco o nada que duró, y siempre termino concluyendo que sí, porque en poquísimo tiempo me dejó muchas lecciones que más adelante me ayudaron a continuar mi camino musical.

5 aspectos clave de tu primer proyecto musical
5 aspectos clave de tu primer proyecto musical

Aspecto 1: Conócete a ti mismo

Cuando uno es novato, muchas veces lo que no se tiene en experiencia, se tiene en ímpetu, y eso esta bien, pero si nos detuviéramos un rato a pensar, podríamos escribir hacia donde queremos ir, partiendo de quiénes somos, ¿Cuáles son nuestros talentos? ¿Qué géneros dominamos? ¿Qué podemos aportar?

Haz una lista de cosas que te ayuden a comprender quién eres hoy y por qué la gente debería pagar por lo que haces. Si aún no lo sabes, trabaja para descubrirlo.

Aspecto 2: Conoce tu entorno

En la era de la información es básico investigar todo sobre tu entorno.

¿Cómo es tu mercado?, ¿es grande?, ¿es pequeño? ¿existe?. ¿En qué piensa tu público?, ¿qué mira?, ¿qué dice?, ¿qué hace?. ¿Y tus compañeros? ¿Tienen las misma convicción que tú?

Ahora existen muchos canales para obtener información, en el 2002 no existía YouTube, ni Facebook, solo teníamos Hotmail, AltaVista y Yahoo. Aprovecha todos los recursos que tienes para investigar y ser más productivo.

Aspecto 3: Imagina el futuro

Todo parte de la imaginación. ¿Cómo te ves en el futuro? La mente necesita que le indiques a donde ir. No te preocupes si lo que consigues no es igual a lo que imaginaste, podría ser mucho mejor, o diferente, pero necesitas una luz, un horizonte, necesitas creer en algo para levantarte cuando sea necesario hacerlo.

Aspecto 4: Comparte tu “porqué”

Cuando un líder cuenta con pasión y de manera sincera el porqué hace las cosas, la gente se enamora del proyecto, y quiere ser parte de eso.

Esto es una herramienta muy poderosa cuando se está comenzando pues al iniciar es posible que no exista mucho dinero para invertir y es la motivación intrínseca la energía capaz de mover al equipo.

Aspecto 5: ¡No lo intentes, hazlo!

Como dijo el maestro Yoda en la película Star Wars V: “No lo intentes, hazlo, o déjalo, no hay intentos”

Escrito por Pedro Callán.

@pedro_callan

Carrito de compra
Ir arriba
¿Deseas más info? Escríbenos :)