T2: E2 Técnicas para componer canciones bajo presión: Wash and Wear

Técnicas para componer canciones bajo presión: Wash and Wear

 

Manos al DAW

La primera reunión con nuestro productor nos sirvió para conocernos, saber qué música hacemos, qué queremos proyectar, a donde queremos llegar. Definimos los días y las horas de trabajo y acordamos comenzar desde el martes de la semana siguiente, todos los martes y jueves de 4 a 8 pm.

En la primera sesión de trabajo, recuerdo que nos sentamos a conversar sobre los temas que teníamos compuestos, al principio hubo mucha tensión pues no llegábamos a decidir qué canción empezar a trabajar, hasta que al final acordamos que sea «Ahora» el primer tema a producir.

Técnicas para componer canciones bajo presión - En el estudio con Kike Robles
Técnicas para componer canciones bajo presión – En el estudio con Kike Robles

Mientras Kike comenzaba a armar la sesión de trabajo en el DAW Cakewalk Sonar, que por cierto ahora es  Cakewalk BandLab, Diego tomó la guitarra y empezó a jugar con algunos acordes e hizo algunas líneas melódicas y arpegios interesantes, no tan claras por ser solo ideas sueltas y un tanto oscuras. Kike era un productor con mucha experiencia y destreza psicológica para sacar lo mejor de nosotros y era especialista en hacernos creer que nosotros éramos los artífices de los hooks, ganchos o líneas melódicas del tema, siempre nos mantenía motivados con comentarios como:

“Espera, espera ¿Qué es eso?, ¡¿qué es eso?!, ¿a ver quédate ahí?, préstame la guitarra». “Este chico tiene talento ah, no habrá ganado un Grammy pero al menos aquí ya ganó un Gramo”.

Poco a poco el tema se iba desarrollando; sin embargo, al no contar con una estructura bien definida, se empezaron ha realizar cambios y nuevas secciones. En ese momento, no estaba preparado para entenderlo, por dentro no quería que cambien mi canción, estas eran como mis hijos, sentía que me habían costado mucho crearlas, eran producto de mi inspiración, tuve que vivir muchas cosas para lograr esas canciones. En síntesis, ver como eran cambiadas era como ver a mis hijos siendo operados sin anestesia.

-«¡Que loco! Ahora que hemos cambiado la estructura el tema me suena asi: «Washan waru i can never washun war…»– Cantó Kike.

¡No por favor, nooo! Pensé yo.

En todo el proceso de la producción del tema “Ahora” aprendí sobre la importancia de conocer formas y estructuras populares de canciones. Por ejemplo, antes la mayoría de mis temas tenían forma A-B, básicamente verso y coro. En el tema «Ahora» por ejemplo, existían dos coros juntos  que hacían que el tema se sienta muy largo y algo extraño para la época. Sin embargo, luego de estas primeras experiencias pude ser más consciente de cómo estructurar y le aumenté nuevas secciones a mi caja de herramientas musicales: Verso, Pre Coro, Coro, Interludio, Puente, Down beat, Solo, Coda, etc.

También aprendí que las canciones no necesariamente deben ser compuestas directamente tocando y cantando, sino que puedes tocar un círculo de acordes y hacer “Washanwear” ósea tararear simulando un idioma que no existe. Esta técnica permite quitarte el peso de escribir una letra y concentrarte en la melodía, subdividiéndola, alargándola, jugando con los tiempos fuertes y débiles, iterando con los distintas formas de comenzar como tético, acéfalo, anacrusa o jugando con las alturas tonales. En aquellas épocas no sabía teoría musical, así que todo lo aprendí escuchando de manera práctica e instintiva.

Storytelling 

Una mañana en mi casa, tomé mi guitarra y mi grabadora, toqué un círculo de acordes de una canción que me gustaba, luego cambié el orden de estos y modifiqué la forma de ejecutarlos, trabajé también en la melodía y la estructura del tema y cuando ya tenía algo más o menos claro decidí grabarlo todo, para comenzar a escribir la letra.

Tomé un libro que tenía en mi habitación, abrí un página al azar y comencé a leer. En aquel libro se contaba la historia de una mujer que tenía cierta maldición, pues ningún hombre podía enamorarse de ella y salir con vida al intentar conquistarla. Me enamoré de la historia y también de aquel personaje, me puse a pensar en aquella mujer, en su soledad, y me pregunté: «¿Y si fuera yo esa persona que logre romper con el hechizo o la maldición? ¿Y si intento entrar en la historia y le cambio el rumbo de esa novela? Esa mujer se llamaba «Remedios La Bella» y mi canción esta inspirada en aquel personaje del libro de Gabriel García Márquez:  «100 años de soledad».

«Cae la noche y siento que te escondes siempre que me trato de acercar

Miro en tu vida y encuentro una sonrisa que no ha nacido para amar

No ha nacido para amar, no ha nacido para actuar

Hay un desierto que se esconde en ti lo siento sin que nadie pueda darte de tomar

Temes amar para luego envenenar, tu fragancia es la desgracias natural

Si hay algo que evitar, no eres tú,

Si hay algo que evitar, no eres tú…

Sé que te escondes donde no hay paz…

Sé que tu vida es un desorden sin nadie a quién amar…

Sé que te escondes donde no hay paz…

Sé que tu vida es un desorden sin nadie a quién amar…

Si hay algo que evitar, no eres tú,

Si hay algo que evitar, no eres tú…»

Fotografía del manuscrito del tema "Desorden" (Disculpen las faltas ortográficas, tenía 20 años y no era bueno escribiendo)
Fotografía del manuscrito del tema «Desorden» (Disculpen las faltas ortográficas, tenía 20 años y no era bueno escribiendo). Año 2004.

Si deseas aprender a escribir canciones con técnicas de storytelling, te recomiendo llevar el primer curso de la Certificación Progresiva en Producción Artística, llamado Songwriting & Storytelling en PMA.

Cuando terminé de escribir esta primera parte del tema, sentí que tenía algo importante en mis manos.

Llegué al estudio y mientras Kike estaba mezclando el tema “Ahora”, le dije a los chicos de la banda: “Gente les cuento que he compuesto un tema nuevo, a ver que les parece”.

Comencé cantando directamente el verso, el cual canté con una voz con estilo pop un tanto susurrada y misteriosa, para luego pasar al pre coro, rasgueando con más ímpetu las cuerdas de mi guitarra en crecendo hasta reventar con el coro cantando: «¡Sé que te escondes, donde no hay paaaz, sé que tu vida es un desorden sin nadie a quién amar!!!», entonces Kike volteó sutilmente asintiendo con la cabeza, cual maestro joda, me miró a los ojos y dijo: “Ese es el tema Pedrín…”

Y así  “Desorden” se convirtió en el segundo tema a producir.

Técnicas para componer canciones bajo presión

Enfoque Escopeta y Enfoque Rifle

En mi experiencia yo identifico dos enfoques de composición: la del tipo «escopeta» y la del tipo «rifle». Recuerdo que esta analogía la tomé prestada luego de escuchar unas clases de marketing hace muchos años, en las que se explicaba cómo funcionan ambas técnicas en la segmentación de clientes. Me suele pasar, escucho algo de alguna materia sin relación y lo convierto en técnicas para la música o los negocios, perdiéndome parte de la clase pero quedándome con el concepto toda la vida. Paso a explicar:

Cuando comparamos una escopeta y un rifle, nos damos cuenta que ambas son armas muy distintas pero con la misma función lograr un objetivo. La escopeta dispara muchos perdigones y es ideal para cazar aves, patos, etc. En cambio el rifle es un arma que solo dispara una sola bala, directa y certera, siendo ideal para cazar animales grandes como un búfalo por ejemplo.

En ese sentido, la composición como «escopeta» se trata de disparar a lo que caiga.  En esta forma no importa el género o el estilo, sino el ser creativo. En este tipo de composición no está permitido juzgar, pues se entiende que es necesario fallar, pues todo aporte sea bueno o malo es parte del proceso.

En cambio en la composición de tipo «rifle», se necesita entender el objetivo, saber qué se desea lograr y; para ello, se requiere de técnica, conocimiento y mucha habilidad, es un solo disparo, directo y certero. Generalmente este tipo de composición se usa para una etapa de pre producción, pues se espera que la banda llegue al estudio con muchas canciones compuestas listas para escoger y comenzar a trabajar; sin embargo, si algo se tuviera que componer esta propuesta debe estar alineada con el concepto de la banda y la intensión del artista, es decir esta delimitada a un objetivo.

En la primera temporada del blog sobre autogestión musical, te mostré en el capítulo 3 algunos tips para componer de manera libre, con muchos tips del tipo escopeta, y te recomiendo que revises nuevamente esa entrada. Por ello, aquí me concentraré más en enseñarte técnicas que pueden ayudarte a lograr una composición del tipo «rifle» para cuando tengas que re estructurar canciones en la etapa de pre producción o cuando tengas que componer a pedido.

Wash and Wear

Es una de mis técnicas favoritas y consiste en escuchar muchas canciones de referencia o parecidas a la canción que deseas componer, meter todas esas ideas en tu cabeza, lavarlas, removerlas y darle vueltas a todas ellas, para luego hacerlas propias sin que se parezca copia de otra canción. Para lograr esto, comienzo tomando una armonía y dejo de lado la letra, concentrándome más en la línea melódica, en la estructura y el ritmo. En el teatro por ejemplo, se usa el término «Grammelot», también conocido como «Gibberish«, que busca ayudar a soltar la creatividad, liberar tensiones y concentrarse en la libre expresión.

Grammelot

Wash and Wear

Las demás técnicas las iremos analizando en las siguientes entradas.

Te invito a que leas el Capítulo 1 de esta segunda temporada de AUTOGESTIÓN MUSICAL y nos dejes tus comentarios.

Escrito por Pedro Callan

Instagram: @pedro_callan

Linked in: Pedro Callan

Carrito de compra
Ir arriba
¿Deseas más info? Escríbenos :)